Cuándo se realiza la poda de invierno

En la latencia de la vid, la poda temprana adelanta tenuemente el instante de la brotación, al tiempo que la poda tardía lo retrasa. Esto se origina por que en el periodo temprano no se ha producido la acumulación total de substancias de reserva en las partes perennes (que va desde el envero hasta la caída de las hojas), al tiempo que en el periodo tardío se ha completado el periodo de acumulación.

Por otra parte, el instante de la poda no influye en el avance productivo de la planta en el año agrícola, en tanto que el comienzo de la cosecha es dependiente de las condiciones del año previo a la poda. .

Días fríos y amor por la viña.

Es invierno. Es tiempo de poda. En el momento en que llega el primer frío, hallar el más destacable instante para realizar la poda de invierno es primordial a fin de que la vid esté lista y dé el más destacable desempeño en la venidera cosecha.

La poda es un trabajo básico para iniciar la temporada. El intérvalo de tiempo de tiempo en el que se puede efectuar esta poda en seco son los meses en los que la vid está en reposo, entre la caída de hojas y el instante de la novedosa brotación.

Los meses comunmente van de noviembre a marzo. Calcular bien el instante es dependiente de cada bodega y de dónde se halle geográficamente.

La poda, una labor que necesita perseverancia, jamás precipitarse

Tal como es esencial escoger el género de poda según la composición de la planta, asimismo es esencial estimar puntos como el potencial productivo de la parcela, la pluralidad de uva, la edad del viñedo, la cantidad y calidad de las agregues precedentes y, más que nada, la ilusión de conseguir uva de la mejor calidad es primordial en el momento de hacer esta labor.

En el Somontano efectuamos las trabajos de poda, dando prioridad a nuestras parcelas ubicadas en la región sur, mucho más tempranas en datas de brotación por la menor altitud, y finalizaremos estas trabajos en las ubicaciones mucho más altas, donde ponen las variedades tardías como la cabernet sauvignon o la garnacha. Con esta distinción procuramos eludir la poda en periodos de brumas invernales persistentes que acostumbran a darse en la región sur, puesto que la humedad y la lluvia no son buenos socios a lo largo de la poda, en tanto que benefician el ataque de patógenos y anomalías de la salud de la madera.

Poda de plantas, árboles y arbustos

Fuente: Pixabay/artursfoto

Generalmente, la mejor temporada para podar árboles decorativas y frutales es el invierno, si bien se debe tener precaución cuenta que el instante de la poda siempre y en todo momento es dependiente de en el momento en que se genere la floración de la planta. Ten presente que los árboles de hoja caduca se desgastan menos en el momento en que están sin hojas, lo que posibilita la poda, y que febrero es un mes singularmente sugerido para la poda de arbustos, rosales y trepadoras.

MOTIVOS PARA PODAR EN INVIERNO

Las plantas y los árboles se desgastan menos a lo largo de la poda de invierno.

Al podar en primavera y verano, que son los periodos de fuerte desarrollo de las plantas, la supresión de hojas y ramas puede ser prácticamente un castigo para la planta. Esto se origina por que en el momento en que hace calor, las hojas se usan para generar la savia, que se requiere para el desarrollo de la planta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *