Cómo se cuida la tuya

Tuya Orientalis Pyramidalis Aurea es una conífera cónica compacta de origen asiático. Pertence a las coníferas mucho más fuertes, siempre y en todo momento verde y de color verde, si bien su brotación es algo amarillenta, característica que la hace particular y refulgente. Para su buen desarrollo deberemos ponerla en zonas radiantes y a fin de que se sostenga compacta debemos realizar podas con bastante continuidad. En el momento en que van sus semillas hay que quitarlas puesto que le quitan la fuerza a la planta. Es, generalmente, una planta de simple cuidado y muchas patologías no acostumbran a afectarla, salvo el pulgón.

Descripción

Este es un árbol de hojas permanentes que puede lograr hasta 30 metros de altura con un leño de 1 metro de diámetro, tiene una copa estrecha, las ramas son un tanto cortas y enfocadas hacia arriba y la corteza parda se divide en tiras verticales, las ramas se comprimen y se ponen en planos verticales, las hojas preparadas en 4 filas son sustanciosas opuestas, unidas en el momento en que son adultas sutilmente cursivas hacia adentro con un color verde fuerte.

Nuestra personaje principal es una conífera de hoja perenne cuyo nombre científico es Platycladus orientalis, hoy en dia todavía lo reconocen por su nombre primordial de thuja orientalis aurea nana, además de que asimismo se le llama el árbol de la vida o árbol de los chinos. vida en tanto que es originario de China.

Pretensiones de riego y fertilizantes

Si terminas de plantar la tuya, tienes que regar bien sus raíces cuando menos un par de veces a la semana. Una vez establecida, regar 2-3 ocasiones a la semana en verano y cada 5-7 días el resto del año.

En todo caso, hay que eludir el exceso de humedad puesto que podría ocasionar la pudrición de la planta.

En lo que se refiere a la fertilización, lo idóneo es efectuarla a lo largo de la primavera y el verano, que es la temporada de mayor desarrollo. Según el género de suscripción, la periodicidad va a ser una vez a la semana, cada quince días o cada mes.

Herramientas:

  • Tijera de podar manual (para ramas pequeñas de 1cm a 2cm de espesor)
  • Tijera de podar extensible (para ramas medianas de 2cm a 4cm de espesor)
  • Sierra para ramas gruesas (para ramas de sobra de 4 cm de espesor)
  • Zancos de trabajo (para tuyas altísimas)
  • Sierra eléctrica de gasolina para poda (en el caso de poda de árboles en enormes áreas)
  • Cortaramas telescópico (para tuyas altas o de bien difícil ingreso)

Preparación del suelo para plantar coníferas

Antes de plantar un árbol en el jardín, con frecuencia es requisito elaborar apropiadamente el suelo. Esta preparación radica en adecentar el área, en general aplicando una aceptable labranza cerca del área de plantación con herramientas destacables. La labranza tiene como propósito remover las malas yerbas (que compiten con los árboles jóvenes por el agua y los nutrientes) y remover las piedras y cualquier material no esperado del suelo. Al tiempo, con esta técnica, intentamos de ablandar el suelo, haciéndolo capaz para recibir las raíces sensibles del árbol joven.

Tras elaborar el suelo, debemos cavar orificios para plantar, que tienen la posibilidad de tener distintas dimensiones en dependencia de las especies de árboles que hayamos ido a plantar. En la mayor parte de las situaciones, adquirimos coníferas decorativas del vivero en macetas. En consecuencia, una norma establecida es cavar orificios para plantar de 20 a 50 cm (7,9 a 19,7 pulgadas) de diámetro y mucho más profundos que el tamaño de la maceta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *