Qué pasa si podo un árbol en verano

La poda de verano es una labor que frecuentemente se pasa por prominente pues no se le da la relevancia que tiene. Si bien a veces puede ser tan esencial o mucho más que la poda de invierno para muchos árboles y arbustos. Ciertos de los resultados positivos de la poda de verano van alén de la poda formativa clásico, puesto que puede fomentar la floración y el consiguiente cuajado. La herramienta que usaremos va a ser la tijera de podar común para recortar los tallos jóvenes y en la situacion de los tallos viejos tenemos la posibilidad de emplear unas tijeras de podar enormes.

PODA DE ARBUSTOS Y ESCALONADORES

Aquí debemos detallar una diferencia. Por una parte, los arbustos decorativas tienen la posibilidad de requerir algo de poda para sostener su forma. No obstante, debemos tener precaución si nos encontramos frente arbustos de floración vernal: va a ser en este momento en el momento en que los cogollos que florecerán el año próximo se alojen en sus ramas, con lo que si los cortamos vamos a estar descartando la floración de la primavera siguiente. Por eso mucho más que llevar a cabo un corte profundo, nos dediquemos únicamente a llevar a cabo una poda de cuidado que suprima esos trozos de ramas novedosas que rompen la manera del arbusto. En la situacion de los arbustos decorativas que florecen en verano, deberemos aguardar hasta el invierno para podarlos.

En la situacion de las trepadoras, en este momento es el instante de hallar varios tallos que rompan la armonía general de la planta (algo que sucede más que nada en especies como la Glicina, la Hiedra o el Jazmín).

Si nuestra trepadora ahora tiene la manera que deseamos, lo idóneo va a ser podarlas para eludir que la trepadora que contamos gane mucho más volumen. En el caso de que deseamos explotar su desarrollo, lo idóneo es que en vez de podar orientemos esos nuevos tallos hacia la región que deseamos. Si debemos efectuar una poda más esencial, deberemos aguardar hasta febrero (en el momento en que las heladas nocturnas comienzan a ser mucho más suaves).

Virtudes de la poda en verano

– Con la tala de verano favorecemos el desarrollo de nuevos brotes. En ciertos árboles frutales, como el manzano o el níspero, la poda de las ramas en verano provoca que aparezcan nuevos brotes y aumente la floración.

– Asimismo tenemos la posibilidad de impedir patologías cortando los tallos primordiales y los tallos laterales en verano por el hecho de que se favorecerá la circulación del aire.

Impedir patologías

Ya que la poda se efectúa en verano y las temperaturas son cálidas, los cortes completados tienen la posibilidad de cicatrizar de manera rápida y dismuyen las opciones de introducción o propagación de patologías a la planta. Además de esto, la luz y la circulación del aire dismuyen el peligro de patologías fúngicas.

    • Estimula el avance de ramas mucho más robustas

Flores y mucho más flores

Una regla que puedes continuar y que te va a dar excelente resultados por norma general es que la poda hay que realizar en la situacion de plantas con flores, exactamente en el momento en que tienen ahora dejó de florecer.

En la situacion de los arbustos que comienzan a florecer en primavera, entre abril y junio deberían haber dejado de ofrecer flores, con lo que va a ser un óptimo instante para las lilas, orsitias, retamas, kerrias, mahonias, celindas, flor grosellas, viburnums, mimosas y camelias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *